SpanishEnglishDiscography - El puente - Es que me la lleva

Es que me la lleva

¡Ay, Manolín! Gracioso, enigmático, genio del coro... sí, pero tiene un hábito horrible que nos deja sin palabras y saca de quicio hasta a su defensor más acérrimo (ése sería yo). No es nada nuevo... lo ha hecho desde sus primeros pasos como artista de escenario -- ¡por lo cual me es menos comprensible aún el hecho de que nadie le haya exhortado a cambiar de estilo! Introduce casi todos los números cantando parte de la canción -- a veces la canción entera -- sin acompañamiento -- balbuceándola a prisa como para terminarla lo más rápido posible y continuar con la que sigue -- fuera de tiempo, desafinado y en la gran mayoría de casos, en la tonalidad equivocada. Cuando Issac o Paulito presentan un tema en vivo de dicha manera, siempre puedes escuchar un llamado al pianista, algo tipo «Melón... dame el tono», esperando el primer acorde del tema para que al terminar la rendición a cappella, la banda entre en la misma tonalidad. Es que me la lleva, en la bemol, empieza a 0:27, después de la melopea de Manolín, que, como la gran mayoría de sus canturreos se sitúa en algún lugar remoto del contiguo sol mayor. ¡El cambio de tonalidad que funcionó tan deliciosamente bien en el tema inaugural, en esta ocasión, es mucho menos eficaz!

Es que me la lleva es el único de los cuatro temas nunca antes lanzados que no era regular en los conciertos cubanos antes de trasladarse Manolín a Miami, y suena un poco al material más discreto de «Para mi gente» cuando la banda estaba en Colombia.

miércoles, 23 marzo 2011, 03:31 am