Get $50 OFF the Early Bird Rate!! ($475 vs. $525) Billboard Latin Music Conference 2017 April 24-27, 2017 Ritz-Carlton, South Beach, Florida

Indice - Table of contents

Lo Nuevo[hide]

Fotos Del Día [hide]

cuban music, musica cubana cuban music, musica cubana cuban music, musica cubana cuban music, musica cubana
All
Get $50 OFF the Early Bird Rate!! ($475 vs. $525) Billboard Latin Music Conference 2017 April 24-27, 2017 Ritz-Carlton, South Beach, Florida
Beyond Salsa Piano - Instructional Series

SpanishEnglishDiscography

GRABACIONES DE ESTUDIO DE LOS 90

Los tres discos de Klímax constituyen una obra admirable de capas y capas de sofisticacion musical. Las melodías y armonías son tan originles que es muchas veces necesario escuchar las canciones repetidamente antes de que uno pueda tararearlas siquiera, y comprenderlas finalmente te llenará de placeres inusitados. Es tentandor comparar a Klímax con The Yellowjackets, o Steely Dan, por tanto su música como sus letras atípicas, controversiales e intelectualmente estimulantes, pero también podría ser fácilmente comparado con Earth, Wind & Fire por su dinamismo e ímpetu rítmico. Pero por sobre todas las cosas, Klímax es cubano y la modernización y rearmonización del guaguancó, batá y la totalidad del pop insular representa lo más entrañable de su propuesta.

cuban music, musica cubana1995 - Mira Si Te Gusta: El que viene de comprar este disco podrá sentir el amplio mundo de Klímax con sólo recorrer los primeros 10 a 15 segundos de cada canción. Todas las introducciones son obras en miniatura, sumamente elaboradas y originales, con innovaciones armónicas y rítmicas que burlan la imaginación. Continúa entonces al tema titular, una palpitante bomba-rap. El arreglo es una proeza de por sí en el cual se yuxtaponen todos los elementos musicales posibles. Al minuto 3:05 tenemos piano, voces y percusión; a 3:44 sólo metales y percusión; a 4:37 metales, voces y percusión. Debemos mencionar la habilmente incorporada referencia a «Que la den Candela» de Los Van Van al minuto 4:21. Las letras, por su parte, son todo menos un sonetillo de amor. Como Randy Newman, Steely Dan o Elvis Costello, las letras de Klímax nos desafían a desembrollar su significado, llevándonos hacia terreno novedoso o controversial, en este caso, el voyeurismo y el exhibicionismo. Como el buen arte, la música y poesía de Klímax se abren a un millar de interpretaciones, lo cual es una de las razones por las cuales después de siete años de existencia, este trabajo todavía es capaz de maravillar, incitar e inspirar al que lo escuche. Las próximas canciones a emprender son «Consejo a una Amiga» y «Catarro Chino», ambas obras maestras en todo sentido. Los dos temas todavía son interpretados en concierto y espectaculares versiones en vivo aparecen en el invaluable disco doble «Concierto Europtropical» mencionado abajo. La melodía y armonía del formato principal de la canción «Consejo a una Amiga» son drásticamente distintas a las de cualquier otra canción pop jamás escrita y puede sonar extraña y difícil de seguir al inicio. La melodía utiliza todas las notas de la escala cromática mientras se abre paso con incomparable destreza a través de las drásticas modulaciónes de la progresión armónica. Componer música extraña y novedosa no es en sí una hazaña, pero este tema se vuelve menos peculiar y más hermoso a medida que uno lo escucha repetidamente, y al momento de revelarse su lógica entrañable, la estructura embrollada y enigmática se transforma en una primorosa serie de «ganchos» adictivos. «Mi Vecina», «Una Corazonada» y «Lo Que Me Falto por Hacerte» son tres temas exquisitos que merecen mención y de hecho casi todos los compases de éste y los otros dos discos timberos de Klímax contienen algún acabado interesante, trabajado con amor y gran esmero.

cuban music, musica cubana1997 - Juego de Manos: El segundo CD retoma las ideas del anterior, tanto en el sentido de letras no convensionales e irreverentes como de creación musical de alto nivel estético. Las primeras tres canciones rebosan de melodias ingeniosas. El cuerpo de cada canción es digno de los mejores standards de Jobim, Richard Rodgers o Gershwin aún cuando son, en sí, muy distintos a cualquiera de éstos, y los arreglos e interpretaciones entretejen nítidamente una hermosa idea musical tras otra. Un buen lugar de iniciación es «Aún Así». Toma nota, entre otras cosas, de la preciosa forma inaugural, del baby bajo de Riverón a dúo con el tenor deslizante de Calunga a 2:08, de cómo la repentina modulación a la bemol del minuto 3:00 suena tan natural encajonado entre dos secciones de coro en fa, sólo con un montuno y sin bajo que los acompañe, de la interjección del tresillo folclórico de las campanas a 3:41, de la polifonía de metales superpuesta al coro a 4:30, y evidentemente del coro espectacular, a tres voces sobre un montuno de piano sin contrabajo. Las armonías y modulaciones son muy complejas, pero las voces y metales crean un sonido natural y siempre dulce. Existen más ganchos originales en una de estas canciones que en toda la obra grabada de muchos artistas. El cuarto tema «El Cocinero», cambia de ambiente, del flujo de ideas melódicas a lo Mózart a una verdadera cátedra de arreglo y composición. Los primeros diez segundos reflejan un jazz vanguardista, seguido de algunos compases de guaguancó, abriendo puertas para el breve «a cappella» de voces al puro estilo del son cubano. Este semento se repite dos veces y muta a otra sección de metales con ínfulas de jazz aún más modernizado. Esto se disuelve en rap, con tres cantantes alternando intervenciones hasta el sublime segmento final de Calunga, y vía la transición más astuta de todas, nos vemos de vuelta en la corriente del son. Ya a 3:44 el sabor es timba pura, completa con un «coro pregonado» de brillante síncopa digna de La Charanga Habanera o Bamboleo en sus mejores momentos. Esto se mezcla un mambo polífonico, y luego a una sección rompe cocos que alterna un nuevo coro, un coro rapeado y una serie de guías que gradualmente se vuelven más y más folclóricas. En sus últimas instancias los cantantes suenan como rumberos de setenta años recién salidos de Matanzas. El número seis del disco, «Fidelidad», es el primer experimento , sumamente exitoso por cierto, de Piloto Jr. en modernizar y rearmonizar uno de los temas de su padre, quien junto a Alberto Vera, habría consumado el dúo de compositores más éxitoso de Cuba durante los años 50 y 60. «Te Los Marcaron» y «Tengo tu Amor» son dos obras de Yusef Díaz, un excelente compositor y arreglista cuyo trabajo es el complemento perfecto de la obra de Piloto. Cantante Manuel Denis contribuye tres canciones más y en un esfuerzo de incrementar las posibilidades de éxito en el mercado europeo, la compañía disquera les pide incluir una versión de «Cuba», embarrada de torpes letras en inglés. Las últimas dos canciones, «Amor de Hospital» y «Clases para todos» son Piloto a su mejor estilo, para concluir su extraordinario trabajo tal como lo comenzó. Las letras en este CD son aun más peculiares y controversiales que aquéllas de «Mira Si Te Gusta» - al punto de ser censurada en la radio y televisión cubanos (¡aunque todavía venden el disco en el aereopuerto!). Como respuesta a aquéllo, Piloto compuso «El Ventilador», que fue de hecho prohibido aun antes de que pudiese ser grabado en el estudio. La única grabación comercial de este tema aparece en el Concierto Europtropical descrito más abajo. Esta versión es exquisita y es en realidad una de las mejores canciones de Klimax, con un ritmo impetuoso, y armonías y coros muy especiales.

cuban music, musica cubana1999 - Oye Como Va: Simpatizantes del grupo están divididos en cuanto a cual de los tres CDs es el mejor, pero existe poca duda de que el tercero goza de una calidad superior en cuanto a arreglos, grabación y mezcla. Abre y culmina con dos breves segmentos de timba exaltada, «Presentación» y «Despedida». También vemos dos nuevos arreglos de éxitos anteriores de Piloto. «Mi Estrella», que fue compuesta para La Charanga Habanera, en esta ocasión es muchísimo más lenta y se le da una construcción armónica moderna y muy hermosa. También es trasportada dos tonos más arriba para aprovechar el asombroso registro agudo de Carlos Calunga, a unas cinco o seis notas de inclusive Marc Anthony. La otra versión, también transportada adecuadamente para la voz de Calunga, es «Te Confunde Ser Esa Mujer», la primera composición exitosa de Piloto cuando era baterista de NG La Banda hace más de una década. [Véase la entrevista de Piloto con timba.com – para aquéllos que deseen comparar las versiones, «Mi Estrella» puede ser hallada en «Hey You, Loca» y «Te Confunde» en «Llegó NG, Camará»]. También encontramos dos cha-cha-chás breves, ambos covers – uno del difunto Tito Puente: «Oye Como Va», y una versión más de «Cuba». Para remontarnos aún más en el tiempo tenemos «Y Deja», listada equivocadamente en la documentación del CD como obra de Giraldo Piloto y Leo Vera. De hecho fue escrita por el gran equipo compositor de Giraldo Piloto padre y Alberto Vera de los 50 y 60. Tal como «Rodgers & Hammerstein», o «Lennon & McCartney», este dúo fue rápidamente conocido como «Piloto y Vera». Pero esta leve distinción seguramente fue pasada por alto por el director artístico de la compañía disquera, quien supuso, por lógica, que «Piloto y Vera» se refería a Piloto Jr. y Leo Vera, ¡que incidentalmente canta el tema! Este tema también fue registrado por Los Zafiros y más tarde por Rubén Blades. La nueva versión de Klímax es modernizada y la canción suena como si hubiese sido compuesta en el 2001. Dos temas más tienen sus raíces en el pasado no muy lejano. «La Número Cien» fue grabado originalmente en 1999 en CD y video como parte del proyecto «Cubamanía». La nueva versión es parecida, pero la mezcla es mucho mejor, y la canción en sí es un poco más lenta y refinada. En ambas encarnaciones, es uno de los temas más solventes de Piloto con una excelente interpretación vocal de Leo Vera. «Si Mi Cama Está Vacía», compuesta por Piloto, con un arreglo de Piloto y Díaz, fue originalmente registrada por uno de los conjuntos más populares de Venezuela, Guaco, en su proyecto «Como Era y Como Es» de 1999. Parece ser que los músicos de Guaco son amantes de Klímax y cuando compartieron el escenario en un festival bogotano, pidieron a Piloto que les trace un arreglo de la canción. Durante una visita posterior a La Habana, Piloto les regaló las partituras con una cinta de la canción. Dado que ambas bandas grabaron versiones de la misma partitura, es muy interesante el comparar las interpretaciones. Esto nos deja con siete temas más – todos inéditos y todos sobrecogedoramente magistrales. Además del ya mencionado «Regalo de Amor», el tema a resaltar, y uno de los mejores temas jamás grabados en el género de la timba es «Yo No Quiero Que Mi Novia Sea Religiosa». Después de un misterioso acorde de harpa, el arreglo empieza con Leo Vera interpretando una salmodia santera muy auténtica. Cuando la interpretación folclórica llega a la tercera frase, escuchamos un acorde moderno de teclado, rearmonizando la melodía tradicional de una forma muy hermosa y natural, conduciéndonos al explosivo redoble de la batería y el cuerpo fabuloso. Este cuerpo, cantado por Juan Carlos Hechevarría, alterna entre un coro irresistible y uno de los mejores versos que Piloto a ideado hasta la fecha. Aquí te damos un ejemplo de audio.

Si la idea original de la Timba fuese de hacer música cubana que incorpora las grandes ideas de composición de otros géneros musicales, Piloto hace fechas habría trascendido esta idea de «fusión», ya que hoy por hoy compone armonías y melodías únicas para cualquier estilo. Y aquéllos que critiquen a la timba de incurrir en letras repetitivas, prosaicas u ofensivas necesitan prestarle un poco más de atención a este ejemplar, que con mucha estima saca a la luz los detalles peculiares y fascinantes de una religión que forma parte íntegra de todos los aspectos de la música y vida cubanos. El resto del arreglo cumple con la propuesta inicial, otorgándonos la oportunidad de escuchar verdaderas joyas musicales, incluyendo un sencillo pero exaltado bloque a contratiempo que garantizamos te hará levitar. Yusef Díaz cumple una labor aún más creativa en este disco, contribuyendo cinco de los arreglos y quizás su mejor composición hasta la fecha: «Una Guiñaíta».

miércoles, 23 marzo 2011, 03:31 am