SpanishEnglishClave Changes Track by Track - Me sube la fiebre

IV. Cambios de clave en la música de La Charanga Habanera - Tema por tema

Dejemos la teoría aparte -- ahora ataquemos estos arreglos inolvidables, y pongamos en práctica lo aprendido.

1992 Love Fever (Me sube la fiebre)

1) «Me Sube la Fiebre» empieza en 3:2, e inicia con el segundo coro, coro que se repetirá posteriormente en el arreglo. Nótese la campana que suena del canal derecho: enfatiza la mitad fuerte de la clave (en «segunda marcha»). El pailero/timbalero está golpeando su jamblock (empieza en la mitad débil a causa del a capella introductorio, pero la fraseología de las voces y metales están acordes con la clave del 3:2). [ejemplo de audio 18]

A 0:24 la clave cambia al sentido 2:3, estilo «New York». Para confirmarlo simplemente escucha el jamblock y escóltalo hasta la entrada de los metales. [ejemplo de audio 20]. Sigues sincronizado con el jamblock cuando éste vuelve a la mezcla. Ahora estamos en primera marcha. La campana ha sido reemplazada por el bongó. Las tumbadoras ocasionalmente utilizan el tambor grave, pero, en general, no acentúan la clave. Nos es muy difícil de percibir la cáscara, porque suena por detrás de las maracas (canal izquierdo) y el güiro (canal derecho). Probablemente está en algún lugar, pero la mezcla no le hace ningún favor. Si Lazaga no estuviese tocando la clave 2:3 en el jamblock tendríamos que guiarnos por la construcción de la melodía y metales para determinar la clave. En mucha timba y la mayor parte de la salsa, nadie toca la clave, y el pailero toca una cáscara ambigua parecida al ritmo carente de clave de las maracas. En estos casos, uno podría argumentar que dicha música no lleva clave... casi, al menos... pero éste no es el caso en la CH. La clave siempre está muy patente aquí.

A 2:34 se presenta el primer coro. Empezamos en clave 2:3 pero subimos a tercera marcha. Nótese que a 2:40 el bongó ha sido reemplazado por el ritmo corriente de campana. En la mezcla de «Love Fever» uno puede distinguir los timbres cerrados de la campana, las cuales acentúan la mitad débil de la clave. La conga grande ahora sí está marcando la mitad fuerte. Se escuchan variantes de contracampana del pailero. ¡Hasta el piano está tocando un montuno tradicional al minuto 2:55! Antes de dejar esta sección, escucha el bloque por detrás de la primera guía, a 2:38. Esto no tiene nada que ver con la clave, pero añadir bloques después de haberse iniciado una nueva sección es una característica muy importante de la timba y éste es uno de los primeros ejemplos de ello. (En la mayoría de la salsa se utilizan «bloques» para separar una sección de otra; en la timba, también se los utiliza para animar una sección que ya ha empezado).

A 3:37 llegamos al segundo coro, el que se utiliza al inicio, lo cual quiere decir que debemos volver a la clave del 3:2. En esta ocasión, se nos ofrece la famosa «licencia de la clave». [ejemplo de audio 21]. Puedes empezar desde la sección anterior, aplaudiendo la clave del 2:3 con ahínco, hasta que escuches a la campana y cómo te contradice al minuto 3:38. En algún punto del arreglo, los músicos decidieron invertir la clave. El momento exacto es subjetivo, pero nos parece que ocurre a 3:36. Intenta la clave del 2:3 justo hasta el minuto 3:34, y en la mitad fuerte omite el último toque del «3» y empieza otra vez con la mitad fuerte justo antes de que vuelva el coro «Ay me sube». Por esta razón podríamos decir que es una «licencia de clave 3:3», pues se reitera la mitad fuerte de la clave. En todo caso, ya estamos en 3:2 y en segunda marcha. [nuestro ejemplo de audio empieza en el primer tiempo de la mitad débil de la clave. Toma nota del poderoso sonido de la campana.]

A 4:06 un lindo bloque, que por un lado no cambia la clave, sube la marcha a tercera como lo ilustran la campana, la contracampana y la conga grave.

A 4:34 los coristas aparecen para armonizar la guía mientras que el piano efectúa un glissando descendiente y de pronto nos vemos de vuelta en primera marcha con los metales interpretando la entrada del cuerpo. Culminar un arreglo con los motivos que lo introdujeron es una técnica sumamente común de salsa y ya que estábamos en la clave 3:2 y la sección inicial estaba en 2:3, se requiere de un cambio de clave, y en este caso, un ejemplo de la licencia de clave 2:2. Esta es muy evidente - no hay un bloque - la guía dura sus dos compases de siempre y los metales se anticipan. La inversión ocurre precisamente en la primera nota de los metales, a 4:36.

A 4:47 los metales tocan lo que sería un final atropellado de un tema salsero, pero es de hecho una terminación en falso y repentinamente vuelve el segundo coro. Ahora, ya que la frase final de los metales sólo dura media clave, se utiliza un estilo «New York» para cambiar el sentido. Intenta la clave del 2:3 durante la parte de los metales y continúa hasta el final y nota que sigues en sincronía con la campana, ahora en clave 3:2, con su célula de «segunda marcha».

Ambos cambios de sentido pueden ser escuchados en el [ejemplo de audio 22].

«Me Sube la Fiebre» fue regrabada en «Hey You Loca», el segundo disco, con un arreglo muy parecido y las mismas inversiones de clave. Aquel disco fue grabado en un estudio más moderno, se escucha una calidad perfeccionada en la mezcla y algunos otros cambios. Se precede la entrada vocal original con una breve intervención de los metales. Las tumbadoras han reemplazado muchas de las células de la caja, permitiendo que ésta marque la mitad débil de la clave. El bombo está más activo; el compás más rápido; el güiro más pronunciado. La campana ha sido trasladada al canal izquierdo y es mucho más difícil escuchar los timbres cerrados, aun cuando se lo considere, según el punto de vista del ingeniero de sonido, como una mezcla superior. Irónicamente, para el estudiante de clave a veces las cintas piratas de la peor calidad pueden ser las más reveladoras, pues exageran detalles insignificantes que resultan ser la mejor evidencia del sentido de la clave.

«Me Sube La Fiebre» le mete todas las variedades de la clave en una misma olla, la invierte un total de cuatro veces utilizando los tres estilos posibles, pero lo hace con muchísima claridad, de manera que si se han asimilado las descripciones anteriores, es posible que el lector empiece a sentirse algo seguro de sí mismo, concluyendo que los famosos cambios de clave no son tan complejos como se pensaba. De hecho, mucho del material de La Charanga Habanera se explica por sí solo una vez que se dominen los conceptos de «Me Sube La Fiebre», pero al mismo tiempo existen canciones como «Extraños Ateos» que continuarán a desconcertar y maravillar aún tras varios años de estudio. ¡Por ello, sugerimos leer las entradas 3 - 8 antes de abordar la número 2!

miércoles, 23 marzo 2011, 03:31 am