SPARK MINI de Positive Grid. Amplificador de práctica portátil alimentado por batería y altavoz Bluetooth® con integración de aplicación inteligente y sonido multidimensional grande y hermoso. ¡Lleva tu tono a cualquier parte!

Indice - Table of contents

Lo Nuevo[hide]

Fotos: Tom Ehrlich : 2023 Monterey Jazz Fe...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 Monterey Jazz Fe...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 Monterey Jazz Fe...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 San Jose Jazz Fe...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 San Jose Jazz Fe...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 San Jose Jazz Fe...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 San Jose Jazz Fe...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 San Jose Jazz Fe...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 San Jose Jazz Fe...
Musicos: Lily La Amazona del Sabor
Musicos: Lily La Amazona ... : Fotos - Photos
Grupos: Los Van Van : Músicos
Grupos: Calixto Oviedo Mulens
Grupos: Calixto Oviedo M... : Videos
Grupos: Calixto Oviedo M... : Fotos

Fotos Del Día [hide]

cuban music, musica cubana cuban music, musica cubana cuban music, musica cubana cuban music, musica cubana
All
Cuba based rap duo, Zona Franka, blends traditional rhythms with the grit and swagger of hip-hop and rap vocal phrasings. Their clever shout choruses create instant tropical dance classics using their unique self-titled "changui con flow" style.
SPARK MINI de Positive Grid. Amplificador de práctica portátil alimentado por batería y altavoz Bluetooth® con integración de aplicación inteligente y sonido multidimensional grande y hermoso. ¡Lleva tu tono a cualquier parte!

SpanishEnglishEntrevista con Enrique Lazaga - Page 8

Y entonces, mientras la orquesta estaba trabajando, los músicos iban a estudiar.

Claro que síi. Eso, se nos brindó la oportunidad de la Revolución y entonces se abrieron la escuelas de superación.

Y entonces casi todos los músicos de aquella época volvieron a estudiar?

Como no, casi todos. Porque aquí había escuelas muy poquitas pero la mayoría de los músicos estudiamos porque teníamos los maestros en las casas. Mi papá fue músico. Entonces como antes aquí el albañil era porque era hijo de albañil, el carpintero era hijo de carpintero. Por qué? Porque nosotros los pobres no podíamos pagar una universidad. No como ahora que el hijo del albañil está estudiando medicina, y ya casi no hay albañiles, y el hijo del carpintero está estudiando ingeniería y el otro está estudiando informática, todas las ventajas esas que le ha dado la Revolución a la juventud. Pero en aquel momento la mayoría de los músicos no eran ni graduados. Por mucho nivel que tuvieran lo tenían porque ellos estudiaban solos y había buenos maestros, pero no como ahora. Ahora los músicos que salen son muy buenos, son muy integrales, hay muy buenos maestros, las escuelas están diseminadas en todo el país. Y antes tú para ver a un músico buenísimo, tenía que ser un músico de veinte pico, treinta años, treinta y pico. Ahora tú ves muchachos con 18 años que es terrible. Son muy buenos la verdad. Te lo digo porque yo tengo la experiencia esa de ser profesor en la escuela Amadeo Roldán, tengo una charanga allí, y esos muchachos son unas esponjas. Son terribles los muchachos.

Si, por eso la salsa que salió en los años noventa, a principio de los años noventa, realmente fue fantástica.

Fue espantosa. Fíjate que nada más tienes que ver que en el mundo donde único hay una infinidad de agrupaciones musicales femeninas es aquí en Cuba. Hay muchas muchachas estudiando y aquí hay una pila de agrupaciones musicales y no sólo en la Habana, porque nosotros muchas veces nos fijamos en la Habana. Tú vas para el interior del país y lo que hay en el interior del país es terrible.

¿Qué nos puede decir acerca de la versión de Lágrimas negras? Tiene  algunas armonías y arreglos vocales muy interesantes. ¿Qué sirvió de inspiración para ese arreglo?

Eso lo hizo uno que fue director de nuestra orquesta, Ramiro Reyes, ya fallecido. Eso eran cosas que nosotros hacíamos tratando de innovar, tratando de hacer una versión muy bonita, que inclusive la lanzamos con miedo porque en esa época, como ahora, todo el mundo esperaba siempre la cosa agresiva y lanzar un bolero era terrible. La gente lo aceptó con una cosa… y después nosotros hicimos muchos boleros, muchos boleros de la cosa tradicional cubana como Longina, Mercedes, una serie de boleros bonitos que la gente los aceptaba muy subidos y los esperaba, la gente los esperaba.

El álbum que vino después del que tenía Yo bailo de todo comenzaba y terminaba con Tema de saludos, e incluía canciones como La Ritmo suena Areito, Pero déjame mirar, Qué rico bailo yo, y Yo traigo panatela. Este álbum probablemente salió cerca del año 1977. ¿Qué recuerda usted acerca de ese álbum y ese período?

Ese es un número mío, Pero Déjame Mirar. Se lo dediqué a mi actual esposa. Si, La Ritmo Suena a Areito. Si, el problema es que… mira, había una serie de competencia con el problema de la salsa y entonces aquí en Cuba se quiso inventar el ritmo areito, y nosotros nos sumamos porque bueno la Ritmo Suena a Areito, fuimos a hacer el areito pero es que la salsa, si tú te pones a analizar, de acuerdo con mi criterio, yo no soy el más erudito, ni el más indicado, pero la salsa es un desprendimiento y una cosa de lo que es la música cubana. Independientemente que tenga ingredientes de la música puertorriqueña, la música americana, pero la base es la música cubana. Entonces, se le llamó salsa creo que fue por un problema comercial, económico, político, pero eso es música cubana y a nosotros nos alegra que se le llame salsa pero porque sabemos que es música cubana y que está muy bien hecha. Está muy bien hecha y felicitamos a todos los salseros y a todos los que compusieron y los que componen ese tipo de música. Porque por lo menos ahí está implícito algo de la música cubana.

En el 77, cuando salió ese disco, la Ritmo estaba pegada por todo el país?

Si, si. La Ritmo estaba pegada por todo el país. La Ritmo empezó con Mi socio Manolo en el año 71, 72 y hasta los años noventa que fue que irrumpió el problema de la metalería estuvimos en el primer plano, o en los primeros planos de la música popular cubana que se oía por todo el país, al nivel de Irakere, Monumental, Latino, Van Van, eran las agrupaciones que más se oían. En ese lapsus de tiempo también salió la Bohemia 2000, salieron los Reyes de 73, salieron una serie de agrupaciones que irrumpieron, pero bueno, no tenían e nivel de convocatoria que tenía la Ritmo Oriental, que tenía la Monumental, que tenía Irakere, que tenían Los Van Van, tú me entiendes? En Santa Clara había una charanga muy buena que todavía existe que se llama la Diamén, en Camaguey existía y existe hoy en día con otro proyección Las Maravillas de Florida y así. Había agrupaciones musicales que se mantenían. Hoy en día se mantiene tal y como era La Original de Manzanillo. Esa si no ha cambiado en nada, mantiene… claro tienen el director todavía, su director Pachi Naranjo ahí y tienen dos o tres, cuatro o cinco fundadores, por eso es que se mantienen ellos y entonces todavía allá si son un poco más rigurosos con lo que es la tradición y esa cosa. Pero siempre, a lo largo y ancho de este país hay agrupaciones que en ese momento tuvieron la aceptación del pueblo.

Después vino un período misterioso sin ningún LP, pero salieron canciones como Al que le tocó le tocó…

Esa es mía también.

…El son claro, Yo  no me equivoco y La quinta de Beethoven. ¿Por qué esas canciones nunca se grabaron en un LP? ¿Usted conserva los discos de 45 o los EP? ¿Tiene alguna historia o anécdota acerca de cualquiera de estas canciones?

Ya esos son problemas comerciales y económicos que no estaban en nuestras manos. Nosotros grabábamos y la empresa de grabaciones y ediciones musicales hacían lo que ellos entendían comercialmente. Aunque uno pudiera dar su opinión o algo, ellos, como lo hacen hoy en día también, como lo hace cualquier empresa disquera hoy en día que graba lo que le conviene, lo que le interesa para su negocio. Es así.

Al que le tocó, le tocó es una canción suya?

Si, es mía

Qué sirvió como inspiración de esa canción?

Chico, mira, eso era un dicho, un dicho que el hijo de el que tocaba tumbadora con nosotros siempre decía, no… “al que le tocó, le tocó” y le dije, “Oye, yo voy a hacer un número con al que le tocó, le tocó” y lo hice. Al que le tocó, le tocó y más ná.

Después, alrededor de 1978, vino un álbum fantástico que incluía temas como Con el chenche buchenche, Nena así no se vale, Maritza, La ritmo te está llamando y Juan Primito. De nuevo, el estilo de la banda cambió en algo, pero la creatividad e inspiración eran indetenibles. Debe haber sido como que la banda y La Habana estaban completamente ardiendo en ese momento.

Mira, esos fueron temas que pegaran mucho aquí en los carnavales. Y se hacían, Con el chinche buchenche, inclusive esta conga con grabaron nueva, este oriental de la orquesta Sur Caribe, en la conga esa él en una inspiración dice: Con el chinche buchenche… Porque eso fue de un autor, Roberto Núñez de Poveda, que ya falleció también. Nena, así no se vale, esa es de Juan Crespo Maza. Y fueron números que de verdad alcanzaron una popularidad inmensa aquí.

Te voy a hablar sinceramente, ahorita te dije los más emblemáticos pero también dentro de eso hubo números que no fueron tan emblemáticos pero que alcanzaron en su momento una… Yo cuando hablo de emblemáticos es porque fueron números que se quedaron vaya, que se quedan: Yo bailo de Todo, La Chica Mamey, y eso; pero con El Chenche Buchenche, y con Así no se Vale, y Matrimonio Feliz y Bolón, nosotros teníamos un tema antológico que se llamaba Bolón y El Azúcar, que era aquello de a la derecha a la izquierda eso fue ya el último hit de la orquesta Ritmo Oriental, junto con El Agua no me Llevó, que eso lo hizo Tony Calá. Esas son ya las últimas orquestaciones y temas que la orquesta Ritmo Oriental logró colocar en el público.

 Y en ese tiempo, en el 78 cuando salió el disco, se oye como si el grupo y la Habana misma está ardiendo.

Si, si, si. Porque mira, te voy a decir, ya nosotros, si se quiere… Las actividades aquí se daban siempre en lugares cerrados, a lugar abierto era en la Tropical, pero ya entonces ya se empiezan a hacer actividades masivas, colectivas, en la calle, la Punta, allá en Martí y San Pedro en Santiago de Cuba, y así y entonces ya, ya era otra visión de lo que era la música y había que ser más agresivos todavía y entonces a la gente le gustaba mucho. 

¿Qué recuerda acerca de la grabación de este álbum y acerca de este período en la historia del grupo? Este debe haber sido el último álbum antes que Tony Calá comenzara a cantar de forma regular en la banda.

Tony Calá, junto con otro muchacho violinista que se llama Humberto Leal Yera, que nosotros le decimos Tico, entran en nuestra orquesta como violinistas. Pero que posteriormente, Crespo, Juan Crespo Maza, el cantante lead nuestro, se enferma de las cuerdas vocales y entonces nosotros empezamos a trabajar en el Mégano buscando un lugar donde Crespo se repusiera y nosotros para mantener la orquesta en folló y entonces estábamos trabajando en un centro turístico allá en las Playas del Este que se llama el Mégano. Y allí nos poníamos a descargar y eso, e inclusive recibimos la visita de una orquesta típica de ella de Nueva York, La Charanga 73, que vino Ernesto de la Fe, vino Nicky Marrero en la paila, Maldonado en la tumbadora, Rivera en el saxofón, vino un cantante, que hoy en día es cantante pero que en aquel momento no era cantante, que era un dominicano, ahora no recuerdo el nombre pero ahorita te digo. Y así, estuvimos allí. Y en esos momentos nosotros teníamos un repertorio, pero un día… ya empezaba a irrumpir la salsa y Tony Calá me dijo: “Oye, yo canto eso,” y yo le dije: Canta un poco ahí, y empezamos a cantar, estábamos descargando ahí porque eso era para turistas. Y Tony empezó a cantar, me acuerdo que era Yo Bailo de Todo, ya con el mismo arreglo, la misma orquestación de la Ritmo Oriental, pero una cosa más pausada, más salsera.

Entonces él no tiene ninguna formación como cantante?

No, no, no. Él es violinista. Como cantante se hizo en la Ritmo Oriental. Y entonces ahí empezó y empezó y él fue el que suplió a Crespo, que yo quiero que tú sepas que Crespo también era violinista de la Orquesta. Nosotros tuvimos suerte para eso. Y ahí surgió él como cantante y se hizo un cantante famoso y estrella de la Ritmo Oriental.

Nos comentaba en la entrevista anterior que Juan Crespo tuvo una operación en la garganta. ¿Esto le impidió seguir cantando? ¿Permaneció en el grupo sin interrupción? Alguien vio al grupo ensayando en el año 2000 y parecía que Juan Crespo estaba allí.

Si, siguió, pero ya no era el mismo de antes, mas bien hacía los coros y eso, pero ya no era el mismo. Nosotros tuvimos también un gran cantante bolerista que ya falleció. Se llamó Jorge Quiala, muy buen bolerista que todos los boleros los grababa él, junto con Samy a dos voces. No, no. Tuvimos unas gentes con unos niveles artísticos y técnicos musicales muy elevados.

Y Juan Crespo siguió en la orquesta?

Si, hasta el otro día. No, porque después él se fue, estuvo con Jarrín, estuvo por México, vino pero volvió para la orquesta pero ya no, ya se retiró ya.

¿Qué nos puede decir acerca de la canción Cuidao con la percusión? Ese fue otro gran hit que ustedes tocaron en vivo en casi todos sus conciertos en los 80, pero nunca apareció en un LP. ¿Sólo Salió en formato 45? ¿Usted tiene alguna copia? ¿Qué estaba en la cara B? ¿Nos podría contra alguna historia acerca del arreglo o la grabación de esta canción?

Esa la hizo Tony Calá.

Mira, el problema es que según los entendidos, no nosotros porque no somos extremistas ni chovinistas al hablar de nosotros mismos pero siempre los músicos aquí, percusionistas, los entendidos siempre dijeron que el mejor ritmo, la mejor percusión o la mejor sección rítmica que ha surgido en todos los tiempos en una charanga fue la de la Ritmo Oriental. Entonces Tony Calá se inspiró en eso e hizo Hay que tener cuidao con la percusión. Y entonces bueno, el que ve, el que oye eso ve que hay un trabajo técnico, musical ahí, y armónico inclusive muy fino que para ejecutarlo hay que estudiar. Inclusive la melodía es difícil también. Hay que saber interpretar también. Ya tú estás mirando que Tony venía de las escuelas de arte… La orquesta cada día adquiría un nivel más elevado.

Y Cuidao con la percusión sólo salió en 45?

Sí, sólo salió en 45, y tampoco se le dió la cosa esa que nosotros queríamos. Vaya, porque nosotros tuvimos varios temas que queríamos… que estaban buenos como temas, que estaban buenos como música, que estaban buenos por su complejidad, pero no… Nosotros éramos los que los veíamos buenos, los que los tenían que ver buenos no los veían. Inclusive nosotros grabamos un tema que era de… no me acuerdo el autor, que fue cuando se empezó a luchar aquí porque la gente alcanzara el sexto grado, que era un número muy bueno. Y lo hicimos, y se escogió en ese momento como un lema para alcanzar el tema ese, pero bueno… de ahí no pasó.

Recuerda cuál era la canción que estaba en la cara B de Cuidao con la percusión?

No, no me acuerdo ahora. Mira, nosotros tuvimos otro número que fue también emblemático y a nivel nacional que fue Lola (Lazaga canta: Tú quieres saber como baila Lola.) Que era también de Juan Crespo Maza, Con Lola no se puede. (Lazaga canta: Con Lola no se puede.) Ese también fue un número que fue un trancazo. Pegó, pegó mucho aquí.

En 1983 salió el primer álbum con Tony Calá como cantante principal. El mismo incluía canciones como El agua no me llevó, Como me gusta el coco, Barrios de los rumberos, Dicen que sufro, Conmigo candela brava, etc. ¿Qué recuerda acerca de la grabación de este álbum y de este período de la banda y de las presentaciones en vivo?

Mira, Dicen que sufro lo cantó un cantante que teníamos nosotros que se llama Oriandín, que primero cantó con Pacho, o después cantó con Pacho Alonso y eso. Barrio de rumberos era de Tony Calá, El agua no me llegó… ahí es donde también empiezan a aparecer la orquestaciones de David Calzado, actual director de la Charanga Habanera. Él y Tony hicieron un binomio en lo que era compositor y arreglista. Inclusive ya ahí también es cuando la orquesta Ritmo Oriental, eso que tú ves que hace la Charanga Habanera hoy en día, o que hacía porque ya no lo hace, bailar y hacer coreografías, Tony Calá y como se llama… bueno yo te enseñé algunas fotografías. Tony Calá y Davis Calzado ya estaban en esos menesteres, fajaos, haciendo con la orquesta Ritmo Oriental ese tipo de cosas.

En ese tiempo la orquesta estaba también trabajando mucho, haciendo conciertos en vivo, etc.

Nosotros no paramos de trabajar, cuando la orquesta salió de Tropicana que dimos el primer, como se dice vulgarmente, palo, el primer hit, el primer número que fue Mi socio Manolo, nosotros no paramos. Nosotros yo creo que nunca tuvimos vacaciones. No paramos de trabajar hasta los años noventa. Era todos los días, todos los días, que a veces hacíamos dos y tres. Y a veces salíamos de vacaciones y a los tres días me estaban llamando, “Oye, que en Santiago de Cuba los estaban buscando porque…”, y como a nosotros lo que nos gustaba era la música, pues trabajábamos. Nosotros no dejábamos de trabajar nunca. Inclusive yo me admiro hoy porque no sufrimos enfermedades y si la sufríamos en ese momento suplíamos. Inclusive tuvimos compañeros que tuvieron familiares que fallecieron, allegados, la madre y el padre, pero caía en el momento que no teníamos trabajo y al otro día estaban incorporados porque la visión, la mente nuestra era la orquesta. Tener la orquesta pa’lante, pa’lante.

Y que fue lo que los motivó a ustedes, el público, el placer de tocar, el dinero?

El público, el dinero no, si nosotros teníamos un salario. Y había quien tenía el mismo salario y no trabajaba ni la tercera parte de lo que hacíamos nosotros. Pero la notoriedad o la publicidad, eso todo el mundo quiere llegar, todo el mundo quiere hacerlo pero todo el mundo no puede llegar, y nosotros llegamos. Eso es un estímulo muy grande. Y ver que tú pasas por la calle y la gente te dice, “Oye, ahí va la gente de la Ritmo.” Hoy en día a mí me lo dicen también, “Mira a Lazaga. Los otros días lo vi por televisión, el de la Ritmo…” que se yo. Y así, y eso vale mucho. Eso es un estímulo que como se dice, “Que me quiten lo bailao.”

Me imagino también que tuvieron que luchar mucho para mantener la popularidad de la orquesta porque había mucha competencia.

Si, había competencia, pero nosotros siempre estuvimos seguros de lo que teníamos.

Después, creemos que en 1987, salió otro álbum brillante, que tenía canciones como Azúcar a granel…

Ese fue ya el último disco.

Bailadores, Baila si vas a bailar

Ese es mío también.

sábado, 15 marzo 2014, 08:24 pm