Taiwan Carol is a worldwide leader in microphones, wireless audio, public address systems and mobile audio technology. Constantly striving to improve your audio experience, Taiwan Carol employs the finest sound technology along with their 134 patents and

Lo Nuevo[hide]

Resenas: Vacilón Santiaguero (Circle 9 ...
Grupos: Pupy y los que S... : Discography - 1995- F...
Reportes: From The St... : Cubadisco 2...
Staff: Bill Tilford
Reportes: From The St... : Jazz Plaza ...
Fotos: Tom Ehrlich : Irakere 50th Annivers...
Fotos: Tom Ehrlich : Irakere
Resenas: Joey Altruda Presents: El Gran ...
Timbapedia: 09. Interviews -... : Carlos del Pino ...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 Monterey Jazz Fe...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 Monterey Jazz Fe...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 Monterey Jazz Fe...
Fotos: Tom Ehrlich : 2023 Monterey Jazz Fe...
Grupos: Tirso Duarte
Grupos: Tirso Duarte : Discography

Fotos Del Día [hide]

cuban music, musica cubana cuban music, musica cubana cuban music, musica cubana cuban music, musica cubana
All
Cuba based rap duo, Zona Franka, blends traditional rhythms with the grit and swagger of hip-hop and rap vocal phrasings. Their clever shout choruses create instant tropical dance classics using their unique self-titled "changui con flow" style.
Authentic Latin Music Catalog for SYNC - TV & Film Music

SpanishEnglishObituary

Tirso Duarte fue mi introducción a la timba. Yo estaba en un grupo de estudiantes que se habían reunido en Cancún para un viaje de estudios de dos semanas a Cuba. La mayoría de nosotros no estábamos familiarizados con el término timba y teníamos poca idea de qué esperar de nuestro viaje. La noche antes de nuestro vuelo a La Habana, nos llevaron a la discoteca Disco Azúcar de Cancún para ver la Charanga Habanera. Cuando llegamos, estaban tocando Guantanmera para una pequeña multitud de turistas, pero cuando vieron que nuestros guías turísticos nos guiaban, se tomaron un breve descanso y regresaron para tocar su espectáculo de timba habitual. Me senté solo en una pequeña mesa de cóctel, directamente debajo del lado izquierdo del escenario elevado. Después de una familiar fanfarria de metales basada en In the Stone de Earth, Wind & Fire, escuché algo completamente desconocido: un tumbao de piano que era muy diferente de todo lo que había transcrito del repertorio de salsa nuyorican que comprendía el repertorio de la banda de salsa I'. Había estado jugando. Completamente diferente. Miré hacia arriba, con la boca abierta. El pianista miraba sus manos mientras volaban sobre las teclas. Pero no fueron sus manos las que me golpearon. Fueron esos ojos. En mi mente puedo ver esos ojos salvajes, penetrantes y penetrantes tan claramente como los vi esa noche, ardiendo en las teclas con alegría, con locura, con genio. Cada tumbao era un gancho y cada vez era diferente. Los ritmos se retorcían y giraban sobre sí mismos, cada mano diferente, pequeños fragmentos de ideas musicales dispares entrando y saliendo en un vertiginoso y caleidoscópico torbellino de ideas: de la música clásica, del jazz, de todos los tipos imaginables de pop y de algún otro. fuente, una fuente profundamente cubana que pasaría años tratando de comprender completamente y que yo y muchos otros intentaríamos documentar fielmente en este sitio, que se lanzó por primera vez cuando su administrador inicial, Bruce Ishikawa, escuchó por primera vez las grabaciones que Lo hice. Todo empezó con Tirso Duarte, y que su vida acabe de forma tan trágica, tan sin sentido y a una edad tan temprana es sencillamente insoportable.

Después de esa noche en Azúcar pasé los siguientes años grabando a Tirso y otros en una computadora portátil MIDI, en Cuba, Florida y California. Me reuní con Tirso siete veces. Me decía el título y el tempo, y escuchaba a través de auriculares una pista de percusión MIDI simple mientras tocaba. y toqué, y toqué, algo más tarde agregando el bajo en la segunda pista.

Haz cliq para escuchar: 1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8 - 9 - 10 - 11 - 12 - 13

Tirso Oriol Duarte Lescay nació en el barrio de La Habana del Este el 12 de abril de 1978. Tenía 11 años cuando cayó el Muro de Berlín y cumplió 18 en uno de los períodos más explosivos e innovadores de la historia de la música cubana: un período en el que él mismo desempeñaría un papel central.

Primeros años de vida

Los padres de Tirso eran académicos. Su madre Miriam era profesora de historia y su padre, Tirso Ésteban Duarte, era doctor en astronomía y física. El padre de Tirso también era rumbero y lo llevaba a peñas todos los sábados, junto con dos tíos músicos del lado de la familia de Miriam.

Los domingos siempre había fiestas en casa de su abuela, donde el tocadiscos no dejaba de girar, sumergiendo al joven Tirso en las grabaciones clásicas de Los Muñequitos, Beny Moré, Los Van Van, Revé, Los Papines, Pacho Alonso y muchos otros.

Educación

En el sistema educativo meritocrático y altamente avanzado de Cuba, un niño que pueda pasar una serie de rigurosas pruebas de aptitud puede recibir una educación de conservatorio gratuita con los mejores músicos del país. Incluso músicos famosos como Changuito y Pupy Pedroso de Los Van Van se pueden encontrar entre las filas de profesores de estas escuelas de élite. Los instrumentos son viejos; los suministros son escasos; la luz se corta con frecuencia; y los inodoros frecuentemente no funcionan, pero la educación musical que se brinda no tiene rival.

El padre de Tirso llevó a su tremendamente talentoso hijo de 8 años al Conservatorio Manuel Saumell, donde destacó en todos los exámenes. Tirso insistió en estudiar piano aunque nunca había tocado ninguno

Tirso se dedicó apasionadamente al piano desde el momento en que su maestra, Isabel Gómez Labraña, puso por primera vez sus pequeñas manos sobre las teclas. Su tío, Oriol Duarte, tenía un viejo piano con el que Tirso practicaba sin cesar. El plan de estudios de Manuel Saumell consistía estrictamente en música clásica: Bach, Haydn, Mozart, Beethoven, et al.

Más tarde, al componer sus innovadores tumbaos, Tirso haría un gran uso de ideas absorbidas de la música clásica, pero el momento más crucial de sus primeros años de vida musical llegó cuando su maestro le presentó a Chucho Valdés. Ver las enormes manos de Chucho dominando el piano a tan corta distancia fue una revelación. Comenzó a escribir composiciones instrumentales y a buscar la música de otros pianistas de jazz. Le atraían especialmente Chick Corea, Oscar Peterson, Kenny Kirkland y, sobre todo, Michel Petrucciani.

Cuando aún era preadolescente, Tirso comenzó a tocar en un grupo juvenil de música pop con su compañero de clase (y futuro compañero de banda de la Charanga Habanera) Yulién Oviedo.

Tirso comenzó a virar del jazz a la música popular cuando escuchó el piano de Pupy Pedroso con Los Van Van, todavía su grupo favorito. Entre sus otros favoritos estaban Juan Carlos González (Charanga Habanera), Rodolfo “Peruchín” Argudín (NG La Banda), Emilio Morales (Paulito FG) y Tony Pérez (Issac Delgado y Klímax). Unos años más tarde, Melón Lewis y Lazarito Valdés llegaron a escena y también cautivaron su imaginación. En la vertiente más tradicional, escuchó lo que él llama los tumbaos soneaos de Manolito Simonet y Pachito Alonso.

Lamentablemente, la madre de Tirso falleció cuando él tenía solo 12 años y su padre también murió muy joven, en 2011.

La siguiente parada en la educación musical de Tirso fue el Conservatorio Amadeo Roldán de nivel medio. En su primer año fue elegido director musical de la banda estudiantil Los Chicos de la Salsa. Encargado de escribir los arreglos (tanto las portadas como los originales), estudió todos los temas que estamos estudiando actualmente en estos libros: la estructura de los arreglos, el papel de cada instrumento, las diferencias en los estilos de cada banda principal, etc.

Entre los arreglos estudiantiles de Tirso se encontraba una canción original, Déjala que corra. Se puede escuchar la influencia de los queridos Los Van Van de Tirso, pero el niño compositor llevó sus melodías y armonías en una dirección completamente diferente, produciendo una canción madura y original que se ha convertido en un himno popular en Colombia, el hogar adoptivo de Tirso, 20 años después de su composición. Es tan conocido por sus fans que cuando Tirso lo canta, a menudo simplemente gira el micrófono y deja que el público haga su trabajo por él. La versión de estudio de Tirso de Déjala que corra está en su primer álbum solista, Si la vida te dice baila.

Los Chicos de la Salsa comenzaron como un conjunto escolar, pero, repleto como estaba de futuras estrellas, era solo cuestión de tiempo antes de que tocaran en público profesionalmente.

En ese momento entró otra figura clave en la vida de Tirso: Pachito Alonso. También pianista, Pachito era hijo del legendario cantante Pacho Alonso, quien saltó a la fama en los años 50 y se adaptó con éxito a los cambios provocados por la Revolución Cubana, desarrollando, junto a su socio creativo Enrique Bonne, una retahíla de importantes ritmos. y géneros como el pilón y el simalé.

Para darle una idea de cuán interconectada está la escena musical de La Habana, considere que fue Pacho Alonso quien le dio al baterista Calixto Oviedo su primera gran oportunidad. Calixto, el tema de dos libros de la serie Más allá de la salsa, es el padre del mencionado Yulién Oviedo, uno de los amigos y colaboradores más cercanos de Tirso. Mientras tanto, el hijo de Enrique Bonne, Ángel, pasó a cantar y escribir para el grupo favorito de Tirso, Los Van Van. Los percusionistas de Pachito, Orlandito y Lazarito Mengual, provenían de la familia de Los Papines, uno de los famosos grupos de rumba que tantas veces escuchaba Tirso en su infancia.

Volviendo a nuestra historia, Calixto Oviedo todavía tocaba la batería con el grupo cuando Pacho Alonso falleció en 1982, dejando la dirección del grupo a su hijo. Pachito era, y sigue siendo, un pianista relativamente conservador, pero ha mantenido unido al grupo durante 30 años, tiempo durante el cual una larguísima lista de músicos han pasado por su tutela en su camino hacia convertirse en grandes estrellas. Con su habilidad estilo Art Blakey para detectar y nutrir talentos jóvenes, Pachito Alonso ha ayudado a lanzar las carreras de (por nombrar solo algunos) Issac Delgado, los cantantes de Los Van Van “Robertón” Hernández y “Lele” Rasalps, Lazarito Valdés y Vania. Borges de Bamboleo, Amaury Pérez (ahora con Havana d'Primera) y cuatro de los intérpretes que se convirtieron en piezas claves de la gran Charanga Habanera estudiaron en Beyond Salsa: los percusionistas Orlandito y Lazarito Mengual, el trompetista Yunio Romero y por supuesto el propio Tirso.

El propio hijo de Pachito, Cristián, es cantante como su abuelo. En un esfuerzo por iniciar la carrera de Cristián, Pachito reclutó a Los Chicos de la Salsa y se ofreció a ayudarlos a establecerse en la competitiva industria musical de La Habana con Cristián como su nuevo cantante principal y líder. Esto lo llevó a conciertos de mayor perfil, como el de telonero de la Charanga Habanera. Nadie se imaginaba que Los Chicos se convertiría en gran parte en Charanga Habanera en unos pocos años.

Mientras trabajaba con Los Chicos, Tirso recorría los clubes, actuando como pianista o cantante siempre que era posible, especialmente con Pachito Alonso y sus Kini Kini.

La primera gran oportunidad de Tirso llegó cuando el tecladista de Pachito dejó la banda en 1997. Consiguió el trabajo gracias a sus habilidades en el teclado, composición y arreglos y una fuerte recomendación del conguero Orlando Mengual. Tirso escribió La pelea murumba y Hasta las cuantas para el álbum Una salsa en Paris y para otro álbum, Te traigo te traigo, contribuyó con El chequendengue, una canción pop clásica que estableció claramente su buena fe como compositor del primer rango. Puedes escuchar a Tirso (y muchos otros) cantar Chequendengue en vivo en YouTube.

David Calzado y su Charanga Habanera

El estilo tradicional de Pachito no era apropiado para las ideas radicalmente diferentes de piano y arreglos que Tirso ya estaba desarrollando en privado durante su paso por Los Kini Kini, pero fueron justo lo que el médico recetó para su próximo empleador, David Calzado, el líder de la Charanga Habanera. . Calzado todavía estaba sufriendo creativamente por la pérdida –un año antes– del visionario arreglista Juan Carlos González, cuyas composiciones, arreglos y tumbaos de piano habían desempeñado un papel tan central en los cuatro monstruosamente grandes álbumes que el grupo grabó entre 1994 y 1997.

González y el talentoso cantautor Danny Lozada habían abandonado la Charanga Habanera en el verano de 1997 después de que el grupo fuera suspendido por seis meses por un controvertido concierto que se describe con más detalle en el próximo capítulo. A su regreso, el grupo sufrió otro revés cuando su cantante estrella, Michel Maza, inició el año de servicio militar obligatorio que debe cumplir todo joven cubano. Todavía podía tocar en La Habana pero ya no podía hacer giras, por lo que la gira de verano de 1998 de Charang Habanera por Europa tuvo que realizarse con un sustituto, Noel Díaz. La gira no fue muy bien y los ánimos estallaron en todos lados. Después de uno de los motines musicales más famosos de Cuba, Calzado regresó a La Habana como el único miembro restante de su banda, los demás se fueron para formar Charanga Forever, tocando el mismo repertorio. En ese momento, Calzado ya no tocaba ningún instrumento en la banda, por lo que su ausencia no tuvo un efecto inmediato, aunque más tarde se extrañaría profundamente la disciplina y la visión creativa que brindó.

Al quedarse solo en La Habana, Michel había buscado a su viejo amigo Tirso y los dos habían comenzado a hacer planes para formar un nuevo grupo, pero Calzado se ofreció a convertir su incipiente proyecto en la nueva Charanga Habanera y el resto es historia.

Como pianista principal, y ahora con un director de orquesta que buscaba activamente nuevas ideas musicales radicales, la musa de Tirso quedó libre y él aprovechó al máximo. Las canciones, arreglos y tumbaos de piano que aportó durante sus tres años con la Charanga Habanera se encuentran entre los más importantes de toda la época y, en mi opinión, están destinados a ocupar su lugar en el panteón de la música clásica cubana grabada desde 1900. el material que estudiaremos en este volumen y al menos uno más antes de pasar a las composiciones de Tirso como director de orquesta.

Después de años de estudio, he llegado a creer que la mayor parte de la mejor música cubana es el resultado de una química entre cantautores carismáticos y extrovertidos y músicos reflexivos de la sección rítmica que trabajan detrás de escena para agregar los detalles musicales que marcan la diferencia entre una canción pegadiza. , éxito descartable y auténtica obra maestra. Quizás más que cualquier otra figura, Tirso encarna ambos tipos de personalidad. Este libro documenta sus profundas innovaciones musicales, pero no se puede ignorar su talento como cantante y animador. No es sólo un músico que puede cantar si es necesario; realmente está en la lista corta de los mejores cantantes que adornaron el mundo de la música cubana posrevolucionaria. Aunque Tirso era el pianista de la Charanga Habanera, el tecladista Helder Rojas también era un pianista magistral que podía tocar fácilmente incluso las partes de piano más complejas de Tirso, lo que le permitía cantar y bailar en primera línea en aproximadamente el 30% del tiempo de la banda. canciones. Entre otros, fue solista de Pa’ lo que me importa a mí, Señora, El cantinero, la versión de la nueva banda de Usa condón y, tras la salida de Michel Maza, también de Charanguero mayor y Confianza.

Si bien me reservo el derecho de cambiar de opinión, actualmente estoy en el campo de los observadores que sienten que la Charanga Habanera aún no ha regresado al nivel de sofisticación musical que alcanzó cuando Tirso partió en enero de 2001 para un breve período cantando. con NG La Banda. No grabó con NG La Banda en ese momento, aunque regresó como invitado para cantar el excelente La calabaza en el álbum Mi 22 años de 2012.

Por mucho que Tirso disfrutara trabajando con NG La Banda, la salida de Pupy Pedroso de Los Van Van a mediados de 2001 resultó en una oferta que simplemente no pudo rechazar: un lugar en la primera línea de Los Que Son Son. Ya había cantado varias canciones en Timba: The New Generation, el último de los proyectos paralelos de Pupy grabado cuando aún era miembro de Los Van Van. La voz de Tirso, similar en rango y timbre a la de Mayito Rivera, fue el complemento perfecto para el valiente rumbero Mandy Cantero y el altísimo tenor de Pepito Gómez. Qué cosas tiene la vida de Pupy fue uno de los mejores álbumes debut en la historia de la música cubana. Tirso cantó Te molesta que sea feliz, El gato amaga y no araña y, en un movimiento valiente, la segunda versión de La bomba soy yo, un himno de Pupy que Mayito Rivera ya hizo famoso en Llegó Van Van, ganador del Grammy de 1999 de Los Van Van. Algunos de los primeros críticos habían afirmado que el estilo de Tirso derivaba demasiado del del cantante mayor, y Tirso abordó la controversia de frente no sólo abordando una de las canciones más famosas de Mayito, sino incluyendo la guía:

Yo canto con mi garganta 
Tengo limpia mi conciencia
Y si hay cualquier semejanza
Eso es pura coincidencia

Una cosa es hacer el reclamo, pero Tirso lo respalda con una melodía y una entrega de intensa originalidad y poder.

Líder de banda

Tirso dejó la banda de Pupy en 2004 para probar suerte como líder de banda. Una cosa es ser un genio musical o un gran intérprete, y otra muy distinta es formar un equipo de músicos de primera y mantenerlos a todos contentos mientras se enfrentan a dolores de cabeza comerciales y logísticos. Es el único área en la que ninguno de los muchos ilustres Charangueros salientes ha podido igualar al perfeccionista, disciplinario y astuto empresario David Calzado. Leo Vera, Michel Maza, Sombrilla Jiménez, Juan Carlos González, Danny Lozada, Dantes “Riki Ricón” Cardosa, Pedro Pablo, Ebblis “El Boni” Valdivia… la lista de brillantes excharangueros sigue y sigue. A Tirso le ha ido mejor que a la mayoría, lanzando tres álbumes como líder, cantando como artista invitado en muchos más y, actualmente al momento de escribir este artículo, disfrutando de bastante popularidad en Colombia y Perú.


Legado


Como se puede escuchar en el video Pa' Cali de la publicación de Michelle, el canto y la composición de Tirso se mantuvieron intactos en la última década de su vida. Como muchos de sus colegas, nunca alcanzó ni una fracción de la fama y el reconocimiento que merecía su genio, pero sus grabaciones perduran para que las generaciones futuras las descubran y para que otros tengan el tipo de epifanías que cambiaron sus vidas y que yo tuve tanta suerte de vivir. experiencia en mi corto tiempo con este artista fenomenal. [Kevin Moore] [Biografía extraída de Beyond Salsa Piano, Volume 14]

jueves, 12 octubre 2023, 12:57 am